jueves, marzo 17, 2005

Primera y última vez



El metro da para mucho. Realmente uno se come la cabeza con pensamientos absurdos, pero que luego no lo son tanto. Últimamente me ha dado por pensar que cuando miro a alguien en el andén, bien porque me gusta su ropa, o su pelo, o simplemente ha llamado mi atención, puede ser nuestro primer y último contacto. Y esa sensación se acentúa cuando uno de los dos trenes llega y tras su paso, desaparece la silueta que yo miraba. Esa persona se ha ido. En su lugar hay dos mil más. Pero yo sólo tengo el vacío de esa otra que fue protagonista de mi retina unos minutos. Y pienso si nos encontraremos de nuevo en un andén, o cruzaremos los destinos algún día. O simplemente será la última vez que nos vemos, bien por no encontrarnos más, bien porque en la siguiente estación, me habré olvidado de su cara. Y no la reconoceré si la veo.Y sin embargo, una persona desconocida, marcó mi vida unos minutos. Más de los que a lo mejor he dedicado a alguien más cercano en mi día a día. Es curiosa la mente humana. O al menos lo es la mía.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Que curioso este comentario :) Esos pensamientos los tengo yo a diario... Pienso en la de gente que nos cruzamos a diario y sin embargo, hay algo de alguien en concreto que te llama, reclama tu atención, no tiene porqué ser algo llamativo, sino quizá solo una prenda, o un gesto en la cara... Y de repente tal persona pasa por nuestro lado y quizá nunca más la volvamos a ver o a reconocer o a fijarnos en ella.
Enhorabuena por el blog, me encanta :)

12:07 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home